ACCIDENTES DE TRÁNSITO (Prueba en custodia)

La prueba de saliva permite a las autoridades policiales contar con la herramienta probatoria que detecta el alcohol e identifica la sustancia psicoactiva que ha consumido el conductor de un vehículo público o particular.

Una vez tomada la muestra a la persona, se procede a sellar y guardar debidamente para presentarla como prueba ante las autoridades legales que adelanten los correspondientes procesos de investigación y judicialización