LÍNEA EMPRESARIAL

Una mente limpia produce un pensamiento sobrio, provee más recursos de concentración, buen juicio y sensatez, las drogas distorsionan la percepción y su abuso produce accidentes, pérdidas por errores, olvidos y un sin número de perjuicios tantos financieros, como humanos e incluso legales. Todo consumo en espacios y tiempos inoportunos es un abuso que debe ser controlado mediante la aplicación de estas pruebas

Las estadísticas son asombrosas; accidentes de tránsito, conductores de servicio público, miembros de las fuerzas públicas manipulando armamento, jóvenes menores, personas con cargos de responsabilidad en manejo de maquinaria que están trabajando bajo la influencia de psicoactivos poniendo su vida y la de los demás en riesgo y lo hacen sin ser detectados.

Marco Legal y las ARL

La Ley 1566 de 2012 obliga en su Artículo Sexto a las “…Administradoras de Riesgos Profesionales”… a implementar programas de prevención, tratamiento y control del consumo, abuso y adicción a sustancias psicoactivas, lícitas o ilícitas al interior del lugar de trabajo”

La misma ley señala en su Artículo Séptimo que “de conformidad con lo preceptuado en el artículo anterior, las Administradoras de Riesgos Profesionales, a través de los programas de salud ocupacional, implementarán el proyecto institucional preventivo del consumo, abuso y adicción a las sustancias mencionadas en el artículo primero de la presente ley, en el ámbito laboral. Así mismo, apoyarán la ejecución de programas, proyectos y actividades de prevención del consumo indebido, mediante la entrega de información, formación y capacitación de talento humano en todos los niveles…”

Responsabilidades

Es responsabilidad de las empresas proteger la salud de sus empleados, promover la seguridad y facilitar al personal herramientas que permitan practicar estilos y hábitos de vida saludable durante el desarrollo de la jornada laboral, diseñando políticas de no consumo de alcohol y drogas, y en las que se establezca la posición de la compañía frente al consumo de sustancias psicoactivas, contando con la participación tanto de los empleadores como de trabajadores y sus contratistas.

Los individuos bajo los efectos de drogas, alcohol u otras adicciones, constituyen un grave peligro hacia la seguridad y la salud, no sólo de sí mismos, sino de quienes trabajan con ellos; es por esto que ningún trabajador bajo los efectos de alcohol y/o sustancias psicoactivas, debe estar cumpliendo con sus funciones laborales. Además porque la incidencia que tiene en la dinámica productiva económica, se va a ver afectada.

Política de No Consumo

Construir la Política de No Consumo de Alcohol y Sustancias Picoactivas, diseñar y poner en marcha un programa para la detección del consumo y abuso, e implementar las estrategias de prevención que incluyan la divulgación de información clara y objetiva, sobre las implicaciones a nivel personal y laboral que tienen las adicciones.