LÍNEA COLEGIAL Y UNIVERSITARIA

Es responsabilidad de las instituciones educativas proteger la salud de sus empleados y estudiantes, promover la seguridad y facilitar a todo su personal herramientas que permitan practicar estilos y hábitos de vida saludable diseñando políticas de no consumo de alcohol y drogas, contando con la participación tanto de las directivas, y profesores.

Estas instituciones educativas deben diseñar y ejecutar un programa de prevención que incluya la divulgación de información clara y objetiva sobre las implicaciones que puede tener el consumo de alcohol o el uso de cualquier otra sustancia psicoactiva.

La aplicación de las pruebas en colegios y universidades disuade a los consumidores ante la eventual toma aleatoria de muestras de orina y saliva.